¿Qué es la aluminosis?

La aluminosis también conocida como fiebre del hormigón es el peor problema que puede presentar una edificación. Pues esta causa que una estructura llegue a degradarse y hasta derrumbarse.

Esta aparece generalmente en las viguetas de los forjados de edificios, donde el hormigón empleado en la construcción sufre una lesión que trae como consecuencia que este pierda sus propiedades,se hagamás débil y poroso.

¿Por qué se produce la aluminosis?

El descubrimiento del cemento aluminoso en el año 1908 fue algo que revolucionó el mundo de la construcción, pues este reducía en gran manera el tiempo y esfuerzo que se dedicaba para hacer edificaciones en aquel tiempo. Además de que era mucho más económico.

Este tipo de cemento es una mezcla de óxido de aluminio (Al2O3) y cal (Cao), lo cual da como resultado un compuesto llamado alúmina. La gran desventaja que posee es que al combinarse con agua se vuelve muy inestable. Debido a que llega a formarse otro compuesto conocido como aluminato cálcico hidratado, el cual no se recomienda usar en construcción.

Cabe añadir que la alúmina también reacciona ante el Co2 presente en el aire, produciendo reducción del pH y por lo tanto un proceso de carbonatación. Cuando el cemento aluminoso está bajo un constante estado de humedad, ya sea por lluvia o bajas temperaturas, sus propiedades se alteran y empiezan a tener un cambio en su estructura, esto lo vuelve menos resistente.

La aluminosis también puede ocurrir por utilizar cemento aluminoso en edificaciones grandes, sin tener conocimiento de sus desventajas.  Por construir en terrenos muy inclinados, al estar cerca de un río o una montaña y por sobrecargar una estructura de hormigón.

¿Qué daños causa la aluminosis?

Al emplear el cemento aluminoso tal y como nos dicen todos los peritos arquitectos en una estructura de hormigón como las viguetas, con el tiempo se va deteriorando, pierde su forma y volumen y finalmente se vuelve inservible.

El hormigón deteriorado por aluminosis también afecta gravemente a los materiales estructurales sanos como las armaduras. Causando un desgaste por corrosión y oxidación, y dando lugar a manchas, desprendimientos y deformaciones.

La peor consecuencia de la aluminosis sin duda es el colapso de la estructura, pues esto obligaría a cualquier persona que esté dentro o cerca de ella a retirase. Y desde luego que conduce al propietario a tener más gastos.

Un caso de deterioro por aluminosis muy conocido es el que le sucedió al famoso estadio Vicente Calderón del atlético de Madrid. En su construcción utilizaron cemento aluminoso, además su gran cercanía con el rio Manzanares contribuyo a que su estructura se volviera más frágil e inhabitable. Existen muchos casos de edificios cimentados con este material que han sido declarados zona de alto riesgo.

Usos del cemento aluminoso

Desde luego, el cemento aluminoso no es un material inútil. Pues también es provechoso al realizar trabajos en estructuras sencillas. Es necesario destacar que la alúmina es resistente en lugares con altas temperaturas y en ambientes hostiles, tal como los sulfatados, ácidos y marinos.

Este tipo de cemento brinda una buena resistencia en estructuras con una duración de corto a mediano plazo.  El aluminoso se puede usar para trabajar en carreteras, aceras, alcantarillas, depuradoras, en zonas industriales y ambientes marinos. Además, sigue siendo un material muy rentable.

¿Cómo detectar la aluminosis?

Como has podido notar, es muy importante saber si tu vivienda o propiedad se ubica entre los casos de deterioro por aluminosis. De esta manera se puede tomar cartas en el asunto lo más pronto posible.

Algo que te ayudará es investigar si tu vivienda fue construida entre los años 50 y 80, pues en ese tiempo la fama del cemento aluminoso estaba en pleno auge. Sobre todo, en la costa del mediterráneo.

También puedes hacer la llamada “prueba del color”, que consiste en visualizar todas las áreas hechas de hormigón, especialmente las que están al aire libre y si notamos una tonalidad ocre o amarronada es posible que estemos ante un caso de aluminosis. Igualmente, si en tu inspección ves óxido, deformaciones y desconchado de la estructura.

Otra manera práctica para averiguar la existencia de este problema es dando pequeños toques a la estructura de hormigón. Si ves que el material desprende algunos residuos al momento de manipularlo, este es un indicativo de aluminosis.

El método de la fenolftaleína ayuda a saber de forma rápida si el hormigón se ha carbonatado. También puedes valerte de otros procedimientos con químicos, como el de cloruro de bario para examinar el piso de la edificación. Estos arrojan resultados más confiables y los puedes realizar con la asistencia de un arquitecto o aparejador colegiado.

Medidas que ayudan a solucionar la aluminosis

Enterarte de que tu casa o propiedad está teniendo un caso de aluminosis, no es para nada una buena noticia. Aun así, debes evaluar tu situación con urgencia para que puedas decidir entre derrumbarla o repararla.

Debes tener en cuenta que la humedad del ambiente es un factor que pone en riesgo el tiempo de vida de cualquier estructura construida con cemento aluminoso, y mucho más cuando esta presenta una fuga de agua.

Aunque la mayoría de las veces estos casos se detectan cuando el problema ya no tiene solución, unos pocos logran detectar la afección cuando apenas se está iniciando. Si eres uno de estos, te alegrará saber que puedes emplear diversas medidas para prevenir que la aluminosis avance. Pero es importante que lleves un registro detallado de la evolución del mismo.

Aunque el proceso de reparación es la opción más económica, lo único que puede eliminar la aluminosis para siempre es el derribo. Dotar a una propiedad con aluminosis de una estructura nueva, siempre será la mejor decisión, pues esta atacaría de una vez por todas la raíz del problema, sustituyendo cada uno de los elementos que causan la degradación.

Si una estructura con aluminosis se encuentra en un estado grave, la rehabilitación nos llevaría a poner nuestra vida en riesgo. Además, esta hace de tu propiedad un lugar más vulnerable a los efectos de los desastres naturales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *